¿Todas las calorías que “quemas” son iguales?

CaloríasSeguramente cuando has estado en un gimnasio ocupando un equipo cardiovascular, como una corredora, elíptica o bicicleta, te habrás dado cuenta que muestran unas tablas  donde indican en qué frecuencia cardiaca debes realizar ejercicio, ya sea para “quemar” grasa o para mejorar tu nivel de condición física y “calculan” las calorías que quemas, pues bien, estas son las llamadas zonas de entrenamiento o de trabajo, pero hay algo importante que debes tomar en cuenta antes de utilizar dichas zonas.

Cuando realizas una actividad física tu cuerpo utiliza energía pero, ¿de dónde sale esta energía? 


La energía proviene de los alimentos que consumimos, de las bebidas y con  ayuda del oxígeno que respiramos. Nuestro cuerpo realiza una transformación de estos alimentos para convertirlos en  moléculas generadoras de energía que se llaman ATP (adenosín-trifosfato).

¿Cómo y cuándo es que se genera esta energía?

Existen tres sistemas energéticos que tu cuerpo utiliza para poder generar energía.

El primer sistema (sistema de los fosfágenos) se activa cuando realizas un movimiento con mucha energía o intensidad, como el saltar, como una carrera corta a toda velocidad o levantar un objeto pesado, este sistema utiliza la energía acumulada en los músculo, de tal forma que se puede hacer uso  de ella en forma instantánea. Siempre tenemos pequeñas cantidades de moléculas de ATP disponibles para estas “emergencias”; la desventaja de este primer sistema  es que sólo se genera energía unos segundos y no alcanza para más, una vez agotadas estas moléculas, otras fuentes de energía son las encargadas de producir ATP, como el glucógeno (azúcares) y las grasas; es en este momento cuando se activan otros sistemas energéticos.

¿Mi ejercicio es aeróbico?

El segundo  sistema energético es el llamado sistema aeróbico. Aeróbico significa con oxígeno, se dice que el ejercicio es aeróbico porque precisamente la degradación de las grasas y carbohidratos, para la producción de ATP y luego de energía, se hace en presencia de oxígeno. Cuando haces ejercicio ligero o por un lapso de tiempo prolongado, estás “quemando grasa y azúcares (carbohidratos)”, en este sistema energético se produce una gran cantidad de energía, pero con lentitud. La mayor parte de los carbohidratos que se utilizan aquí, están acumulados en los músculos en forma de glucógeno y el resto se encuentran en el torrente circulatorio.

Si hago ejercicio  muy fuerte ¿no quemo grasa?

Por último tenemos al tercer sistema energético, conocido como sistema anaeróbico o glucolítico láctico. Normalmente pensamos que haciendo ejercicio a gran intensidad quemaremos más grasa y la realidad es que no es así. Realizar ejercicio a una intensidad elevada requiere que nuestro cuerpo produzca energía en forma muy rápida, de tal forma que el sistema aeróbico (con oxigeno) no es lo suficientemente veloz para lograrlo, así que el cuerpo comenzará a utilizar únicamente los carbohidratos para generar energía sin la presencia de oxígeno, es decir en forma anaeróbica y dejará a un lado las grasas. Cuando se activa este sistema energético se produce ácido láctico, este ácido ocasiona que sientas cansancio en los músculos y te detengas o bajes la intensidad del ejercicio.

¿Cómo decide tu cuerpo si consume grasa o carbohidratos durante el ejercicio?

Durante el ejercicio tu cuerpo utilizará los carbohidratos o las grasas en diferentes proporciones, dependiendo de ciertos factores, los más importantes son:

Intensidad. A mayor intensidad, mayor uso de los carbohidratos.

Duración. Haciendo ejercicio durante más tiempo en forma contínua , utilizas más grasa.

Nivel de condición física. Mientras mejor condición física, tu cuerpo se vuelve más eficaz en la utilización de las grasas. Es por esto que uno de tus objetivos debe ser mejorar tu condición física.

Como te pudiste dar cuenta la energía que utilizas, es decir las calorías que quemas al hacer ejercicio no son siempre las mismas, podríamos decir que dependen principalmente de la intensidad y duración de la actividad física.

Las zonas de entrenamiento son una forma  de definir el metabolismo energético a través de rangos de frecuencia cardiaca. Muchos entrenadores utilizan fórmulas para estimar las zonas de entrenamiento; sin embargo, siguen siendo estimaciones y no reflejan realmente cómo es tu metabolismo energético. Realizar ejercicio en la zona incorrecta es la causa de que no alcances tus objetivos, como lograr la pérdida de peso o perderlo disminuyendo tu masa muscular. Las lesiones también pueden ser consecuencia de ejercitarte fuera de zona.

En la actualidad existe la tecnología  para medir y definir con mucha precisión las zonas personales de entrenamiento. Son dos  métodos los que se utilizan; el método indirecto, a través de un analizador de gases (espirometría) para medir el oxígeno que consumes (Vo2) y el método directo que consiste en medir las concentraciones de ácido láctico en la sangre.

La próxima vez que vayas a hacer ejercicio recuerda que las calorías que quemarás tienen un origen diferente y que depende de que tan intenso es el ejercicio y la duración de la sesión de tu entrenamiento, si lo que estás buscando es “quemar”  grasa, el ejercicio tendrá que ser a una  intensidad baja, por el contrario si lo que buscas es mejorar tu condición física tendrás que hacer ejercicio a una intensidad mayor.

Lo ideal es que tus zonas de entrenamiento se calculen de acuerdo a tu metabolismo energético; sin embargo, un consejo para saber si estás en una actividad aeróbica es que mientras estás haciendo ejercicio puedas mantener una conversación, cuando ya no puedas, estarás en zona anaeróbica.

Datos personales

Ingeniero Rafael Cobos Egresado de la Universidad de las Américas Puebla. “Especialidad en Ciencias del Deporte”, auspiciado científicamente por la Asociación Argentina de Medicina del Deporte y Ciencias del Ejercicio.  Cursos en “Fisiología del Entrenamiento” avalado por el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación, (INDER), Cuba y por la National Strenght and Conditioning Association (CEU). “Diploma en Metodología del Entrenamiento” en la Cátedra Latinoamaericana de Teoría  Metodología de  Educación Física de la Universidad  de Matanzas Cuba. “Curso de Actualización en Fisiología del Entrenamiento (2008)”. “Curso a distancia en Métodos de Entrenamiento” (2009) Secretaría del Deporte Nación Argentina. “Taller Práctico de Metodología y Planificación del Entrenamiento de la Fuerza”. (2010).  “Curso Internacional a Distancia de Ciclismo, Pedestrismo, Triatlón y Carreras de Aventura” (2011), curso avalado por la Asociación Española de Ciencias del Deporte (AECD) y por la Sociedad Americana de Fisiólogos del ejercicio. Actualmente estudiando el curso de certificación internacional como entrenador de triatlón (mayo 2011) , avalado por la ITU (Unión Internacional de Triatlón).

Tengo desarrollado un sistema de selección de talentos infantiles, mismo que fue revisado por el profesor Barreda (ex entrenador de Ana Gabriela Guevara), también he desarrollado y adaptado una metodología para estudios de tasas de sudoración y medición de nivel de hidratación, ésta es análoga a la que utiliza Gatorade y la aplica a los equipos profesionales de la NFL y aquí en México se ha aplicado al equipo de fútbol soccer Pumas de la UNAM. He desarrollado 2 bebidas hidratantes, una de ellas para deportes de larga duración y ya ha sido probada por atletas elite en México, con muy buenos resultados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>